Saltar al contenido
RemedioFacil.online

¿Cómo fortalecer la inmunidad de forma natural?

La inmunidad es la capacidad de nuestro cuerpo para resistir el ataque de antígenos que atacan nuestro cuerpo desde el ambiente exterior, pero que también pueden aparecer dentro de nuestro cuerpo.

La inmunidad se ve afectada por una dieta adecuada, un sueño de calidad y se debilita por el esfuerzo físico, el estrés o la tensión mental. Las manifestaciones de inmunidad reducida incluyen una mayor susceptibilidad a las infecciones. Entonces, ¿cómo fortalecemos nuestra inmunidad para ayudarnos?

A continuación, mostramos cómo puedes mejorar el estado de nuestro sistema inmune:

Comida adecuada

La base de nuestra salud y el buen funcionamiento del sistema inmunitario es una dieta adecuada y equilibrada. La inmunidad es provocada por cereales, frutas y verduras. Proporcionan al cuerpo no solo los nutrientes necesarios, sino también minerales y vitaminas. La vitamina C y A son las más necesarias, y el selenio y el zinc son minerales.

Los lactobacilos, por su parte, también son necesarios para el cuerpo, que se pueden encontrar, por ejemplo, en el kéfir. Tienen un efecto beneficioso sobre la microflora intestinal. Su tarea es eliminar los organismos patógenos y mantienen un pH óptimo, lo cual es muy importante para el buen funcionamiento del sistema inmune.

Tampoco debemos olvidar el régimen de bebida. Los tés de hierbas o el agua dulce son ideales.

Actividad física

Las actividades físicas también forman la base de un estilo de vida saludable y una buena inmunidad. Es un requisito previo importante para un cuerpo sano y un sistema inmunológico que funcione correctamente. Si no eres asiduo a realizar ejercicio, incluso una caminata o ejercicio diario al aire libre hará lo suyo y beneficiará a nuestro cuerpo.

Sueño de calidad

La clave para una buena salud también es un sueño de calidad. Le da al cuerpo suficiente espacio para descansar y regenerarse. De hecho, se ha comprobado que, cuando no dormimos correctamente, el cuerpo se vuelve menos resistente a los resfriados, así como a otras enfermedades.

¿Qué más tener en cuenta?

Sin embargo, otros factores también afectan el sistema inmune. Estos incluyen el bienestar del organismo. El estrés crónico produce trastornos inmunes y el desarrollo de enfermedades crónicas.

El funcionamiento adecuado de nuestro cuerpo y sistema inmunológico también se ve afectado por la temperatura ambiente adecuada. Las habitaciones sobrecalentadas definitivamente no se adaptan a nuestro cuerpo. En verano, debemos prestar atención a la configuración del aire acondicionado; ya que choques de calor no benefician al cuerpo.