Saltar al contenido
RemedioFacil.online

Aceite de ricino para el cabello

El aceite de ricino se encuentra elaborado a partir de una planta cuya tierra natal es África e India. Es posible que haya encontrado cosméticos con la adición de aceite de ricino. Ya que, comúnmente, se agrega a jabones, aceites de masaje e incluso algunos medicamentos.

A continuación, presentamos algunos de los principales beneficios del aceite de ricino para el cabello:

Promover el crecimiento y la prevención de las caídas

Gracias al contenido de ácido ricinoleico y ácidos grasos esenciales omega 6, el aceite de ricino mejora la circulación sanguínea del cuero cabelludo y se promueve el crecimiento del cabello. El rico contenido de nutrientes asegura la nutrición de la piel y fortalece las raíces. También protege los folículos existentes.

Lucha contra la caspa

Gracias a sus propiedades antibacterianas, el aceite de ricino tiene la capacidad de combatir las bacterias que causan la caspa.

Para ello, mezcle aceite de oliva extra virgen y aceite de ricino en un tazón y caliéntelos en el microondas o en la estufa. Masajee la mezcla (no debe estar demasiado caliente para no quemar el cuero cabelludo) en la piel y déjela actuar durante aproximadamente 30 minutos, para obtener el máximo efecto, es ideal durante la noche. Luego lave correctamente.

Mejora el estado del cabello dañado

Gracias a la combinación de aceite de ricino con otros aceites, tu cabello estará perfectamente peinado, hidratado y más saludable. Esta mezcla también se puede usar para alisar el cabello de forma natural.

Contra el envejecimiento prematuro

Así mismo, el aceite de ricino puede prevenir la pérdida de pigmento del cabello.

Hidratación para el cabello

El aceite de ricino es un humectante natural muy efectivo. Su humedad tiene la capacidad de penetrar profundamente en la piel y el cabello, ayudando a restaurar el brillo y la textura. Crea una capa en el cabello que retiene la humedad en el cabello. Puede agregar unas gotas a su producto para el cabello o aprovechar la mezcla que hemos compartido más arriba.